Lean: valores y herramientas

¿Qué es Lean?

La traducción del propio concepto (esbelto) ya nos da alguna pista de qué es Lean. Para explicarlo, mejor un poco de historia.

Lean, o popularmente conocido como el método Lean, es una filosofía que fue desarrollada hace hoy casi más de 40 años, allá por los años 80. El creador fue el ingeniero de Toyota Taiichi Ohno. Originalmente, fue creada para ser utilizada por la propia Toyota y extenderlo después a todos los fabricantes de coches en Japón.

Esta primera corriente aplicada se llamó Lean Manufacturing. La también llamada, “producción Lean” es un modelo de gestión con foco en los siguientes ejes:

  • Minimizar pérdidas de los sistemas y procesos implicados en la manufactura.
  • Maximizar la creación de valor hacia el cliente final del producto.
  • Utilización de la mínima cantidad de recursos necesaria. Se optimizarán y utilizarán los necesarios para la ejecución del proceso de manufactura.

 

Lean

 

Entonces, ¿qué es Lean? No es una metodología tradicional más. Lean no habla de reducir costes mediante la reducción de servicios o personal, de hecho, uno de sus principios es el respeto a las personas y su trabajo. Apuesta por la eliminación de desperdicios o despilfarros del proceso.

Lean va más allá de una metodología. Aunque tiene ciertas herramientas, también va más allá de ser un conjunto de herramientas a aplicar indiscriminadamente. Es una forma de pensar donde el Kaizen (mejora continua) es el centro de todo.

 

Pilares fundamentales

Son cinco los pilares sobre los que Lean, y cualquiera de sus posibles variantes, debe respetar y estar basada:

 

  1. Identificación del valor hacia los clientes. Identificar aquellas tareas que realmente aportan valor. Algo genera valor cuando tenemos un cliente dispuesto a pagar por ello.

 

  1. Identificación de la cadena de valor. Esta cadena incluye todas las tareas necesarias para llevar un producto o servicio al cliente desde que surge y se detecta la necesidad.

 

  1. Creación de flujo reduciendo los desperdicios o despilfarros. El objetivo fundamental de este valor es la reducción del “lead-time”. Esto permitirá descubrir los problemas de calidad que tengamos. Este flujo, idealmente, debe estar enfocado como flujo de una sola pieza (“one-piece-flow”), que se procesa sin interrupciones ni paradas, colas o esperas.

 

  1. Sistema pull. Se busca producir sólo cuando el cliente lo demanda (takt-time). Para ello es imprescindible eliminar o reducir al máximo los tiempos relacionados con tareas que no aportan valor.

 

  1. Búsqueda de la perfección. Aunque suene utópico, a través de la mejora continua (el mencionado Kaizen), el sistema tiene que ser perfecto. Para ello es importante observar, medir, diseñar acciones y ejecutarlas. Y repetir este ciclo.

 

Estos pilares contribuyen a un objetivo común: maximizar el valor aportado.

 

Algunas técnicas y herramientas

A continuación, nombramos tres técnicas que, aunque originalmente están pensadas para sistemas de manufactura, se pueden aplicar por ejemplo a servicios de creación de productos digitales:

 

  • Value Stream Management. Basado en observar y entender nuestro proceso en detalle, identificar los desperdicios (waste) y todas aquellas actividades que no agregan valor. Una vez realizado este mapeo, procederemos a realizar un análisis y desarrollar cómo pensamos que es nuestro proceso, cómo realmente es y cómo debería ser. El plan de acción debe empujar el proceso de cómo es a cómo debería ser.

 

  • Jidoka. Control automático de defectos. Originalmente es una parada completa de la línea de producción en el momento en el que ocurre un problema por primera vez. El objetivo es atacar el problema de raíz, aprender y mejorar el proceso para que no vuelva a ocurrir. El coste de la parada se ve compensado con todos los futuros errores que hemos evitado.

 

  • Kanban. Sí, Kanban ayuda en la ejecución de Lean. Gracias a sus prácticas de limitar el trabajo en curso, balancear carga y mejora continua, el nivel de desperdicios se reduce y se contribuye a reducir el lead-time del que hemos hablado anteriormente.

Existen muchas variantes de Lean y muchas más técnicas. Profundizaremos en otras herramientas en posteriores posts, ya que Lean es sencillo de entender, pero complejo de aplicar.

¿Te pareció interesante? Compártelo:
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email